11 Nov

Decálogo básico para dar el salto rural

comprar-casa-ruralDar el salto al mundo rural no siempre es sencillo, hablamos desde la experiencia. No sólo por nuestra propia adaptación como urbanitas aterrizados en Galaroza, sino por lo aprendido tras años de trabajo y acompañamiento a los que también recorrieron el mismo camino.

Pronto entendimos la necesidad de sintetizar todas estas experiencias en una serie de breves reglas básicas que ponemos en conocimiento de los que se acercan a nosotros por primera vez. Si es tu caso, y estás decidido a invertir tu tiempo y dinero en un proyecto así, te interesará conocer el siguiente decálogo:

  • Atención a las ofertas espectaculares. Periódicamente leemos en prensa iniciativas sobre ofertas de suelo o viviendas rurales a precios muy económicos o directamente regalados. Éstas son iniciativas encomiables que están orientadas a frenar la despoblación rural, pero están condicionadas a la rehabilitación, autoconstrucción, residencia permenante, renta, familia, etcétera. El éxodo rural es un problema que afectó también a nuestro ámbito de trabajo, la Sierra de Aracena, pero no con la intensidad de otras regiones. Es por esto que, hasta donde sabemos, no hay municipios de la comarca que estén impulsando este tipo de medidas.
  • Examinar bien el entorno. Cuando se inicia una búsqueda en un ámbito nuevo se corre el riesgo de caer en la confusión ante la disparidad de precios y la amplia variedad existente. En la Sierra de Aracena entran en juego no sólo los factores comunes (superficie, ubicación o estado); hay también que considerar otros, como la antigüedad, la calidad arquitectónica o la historia de la casa. En el caso de fincas es importante conocer la disponibilidad de agua, electricidad, el acceso rodado, la calidad de los cultivos o el paisaje, entre otros. La comparativa entre inmuebles es una herramienta útil a la hora de valorar la oportunidad de una compra. Pero únicamente cuando se tiene la absoluta certeza de que los parámetros que se comparan son semejantes entre sí.
  • Nunca precipitarse. Las “gangas” no suelen existir si no es por un motivo. En ocasiones podemos encontrarnos presionados ante lo que parece una oferta irresistible. No obstante, en los inmuebles rurales entran en juego factores delicados. Cuando se trata de casas a rehabilitar son muchos los aspectos a tener en cuenta. Para no caer en el error, se requiere de una mirada entrenada que detecte antes de tiempo defectos de construcción, posibles vicios ocultos, problemas estructurales, de humedades, aislamiento… En caso de duda es altamente recomendable dejarse asesorar por un profesional.
  • Revisar siempre la normativa municipal. Cada municipio tiene sus propias particularidades, lo que es válido en uno puede no serlo en otro. La normativa es muy variable, hay pueblos que aún se rigen por las Normas Subsidiarias Provinciales, mientras que en otros ya se aplica un Plan General de Ordenación Urbanística propio. Antes de una compra siempre es recomendable acudir al ayuntamiento y solicitar información sobre todos los requerimientos a los que el bien está afecto.
  • Es muy posible que además exista normativa de rango superior. En muchos de los pueblos de la Sierra de Aracena, especialmente en los de mayor calidad ambiental, existen normativas supramunicipales cuando se trata de inmuebles situados en Conjuntos Históricos protegidos, en el Parque Natural o próximos a ríos y carreteras. Sus reglamentos son incluso más restrictivos que los anteriores. Los organismos que los aplican deben emitir un informe preceptivo de la actuación, de lo contrario no podrá obtenerse licencia. Por tanto es conveniente, dado el caso, realizar las consultas oportunas con los organismos implicados.
  • Es mucho más sencillo construir en suelo urbano. Especialmente si éste es suelo consolidado. Las comprobaciones a realizar antes de una compra son menores, los trámites se simplifican y se abaratan ciertos costes, como los de acometida de instalaciones.
  • Calcula bien tu presupuesto. No sólo es la compra del inmueble, por esta zona las casas suelen necesitar de algún tipo de reforma o rehabilitación. En presupuestos más ajustados resulta interesante hacer una inversión inicial menor adquiriendo un inmueble antiguo, para rehabilitarlo posteriormente por fases según permita la capacidad económica del propietario.
  • Busca profesionales del lugar. En caso de requerir una rehabilitación es muy importante que contacte con un arquitecto que sea buen conocedor del terreno. No sólo estará familiarizado con las especificidades normativas de la Sierra de Aracena, sino que podrá ofrecer un proyecto ajustado a las condiciones estéticas y la tradición constructiva del lugar, así como asesorarle con mayor fundamento en la selección de los constructores. Nuestra oficina acumula años de trabajo y numerosas obras sobre el terreno, estaremos encantados de realizar esta labor.
  • Piensa a largo plazo. Cuando se trate de rehabilitar o construir es preferible optar por soluciones que recorten en gastos de mantenimiento, prestando especial interés a las instalaciones. Un buen diseño puede reducir notablemente las facturas de gas o electricidad. Los inviernos en la Sierra son más fríos que en la ciudad y en la costa, es por tanto fundamental prestar mucha atención al aislamiento y climatización de la vivienda.
  • Último y principal, ármate de paciencia. Si se trata de construir o rehabilitar, los pasos a seguir no son pocos (compraventa, proyecto, licencia, construcción…) y pueden estar sujetos a demoras indeseadas, especialmente cuando se requiere de informes preceptivos de diferentes organismos. El tiempo es, por tanto, un factor a tener en cuenta y conviene ser muy conscientes de todas las dificultades que se pueden encontrar por el camino.

Confiamos  que este breve listado os haya servido de ayuda. Si deseáis ampliar información quedamos a vuestra plena disposición en la sección de comentarios, o también podéis contactar con nosotros por alguna de estas vías.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *